Los cuatro sospechosos de la masacre de Moscú se enfrentan al juego con signos de violencia | Internacional

Los cuatro sospechosos de haber ordenado el sangriento ataque a la sala de conciertos Crocus, en las afueras de Moscú, fueron comparecidos ante la justicia por primera vez con evidentes signos de violencia. Los presuntos autores de una de las masacres de alcaldes perpetradas en Rusia en las últimas décadas estaban a disposición del tribunal del distrito moscovita de Basmanni, este domingo por la noche. Los atacantes acusados ​​de terrorismo, que podrían haber sido condenados a cadena perpetua, permanecerán un tiempo en prisión preventiva. La mayor parte de la sesión se desarrolló a puerta cerrada, según las autoridades rusas, para evitar revelar detalles que pudieran afectar a las familias de las víctimas.

Las autoridades rusas no han confirmado la posible vinculación de los detenidos al Estado Islámico, el grupo terrorista islámico que tomó el control del atentado y publicó un vídeo grabado por sus atacantes —con CARAS generalizado— en el centro de atención durante la citada matanza. Menos de 137 personas murieron y más de 140 resultaron heridas mientras esperaban.

El Kremlin también ha descartado la colaboración occidental en la investigación. “Nuestros servicios operan de forma independiente. Aquí no hay ayuda de otros (Estados)”, declaró el portavoz de Vladímir Putin, Dmitri Peskov, a la agencia Tass. Los altos mandos aseguraron que el presidente ruso sería el único que comentaría sobre el escrutinio una vez concluida la investigación y se negaron a comentar sobre la violencia empleada contra los detenidos.

Por su parte, el vicepresidente del Consejo de Seguridad y expresidente ruso, Dmitri Medvédev, prometió en el canal Telegram que se arreglará a los autores del informe. “¿Es necesario matarlos? Es necesario y así será. Pero también es muy importante interesar a todos los participantes. Después de todo. A quién financié, a quién apoyé, a quién ayudé. Matarlos a todos”, declaró Medvédev, miembro del círculo más cercano a Putin.

A pesar de que las autoridades rusas han vencido a los atacantes ucranianos, la única información confirmada hasta el momento es que los detenidos, todos de nacionalidad tayika, viven en Rusia. Los presuntos agresores se presentaron ante el partido uno a uno y con claras muestras de violencia. Los acusados ​​hablaron con la ayuda de intérpretes porque dos de ellos no hablaban ruso.

El último de los cuatro atacantes fue presentado ante el tribunal, identificado como Muhammadsobir Fayzov, quien, al llegar al tribunal en la calle, no pudo aclararse ni abrir los ojos. Según datos proporcionados por las autoridades, el joven, de 19 años, vivía en la ciudad rusa de Ivánovo, a unos 250 kilómetros al norte de Moscú; Estaba solo y casi tuvo que trabajar como barbero en esa localidad.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Señales de Moscú en Ucrania

Los medios rusos publicaron más detalles sobre Fayzov. Según el canal Shot, éste habría abierto fuego contra los agentes que los desviaron, según el Kremlin, en la autopista M-3, que une Moscú con Ucrania, a unos 150 kilómetros de la frontera. Como resultado de la persecución y de faltar a una inspección en el Renault blanco que conducía, Fayzov resultó ser un héroe. Putin aseguró que los atacantes contactaron con el hombre del lado del cráneo para cruzar el frente, aunque las autoridades no explicaron con más detalle cómo pretendían cruzar dos zonas muy vigiladas como son la región fronteriza de Briansk y su propio frente de guerra. .

Muhammadsobir Fayzov, durante su enfrentamiento ante el tribunal de Moscú, es Domingo.Yulia Morozova (REUTERS)

Otro de los acusados ​​es Shamsidin Fariduni, ciudadano tayiko de 25 años, de familia, con un bebé de dos meses y empadronado en la ciudad rusa de Krasnogorsk, aunque oficialmente trabajaba en una fábrica de Podolsk, en el sur de Moscú. En la tribuna fue detenido por el efecto de los golpes de estado cuando ingresó al tribunal de Moscú. Según las grabaciones difundidas en Red entre la detención y el interrogatorio de Fariduni, este presunto atacante fue fusilado e interrogado en campo abierto antes de ser detenido el pasado sábado.

En uno de los vídeos difundidos durante el interrogatorio, el detenido afirma haber sido contactado a través de Telegram por un mediador desconocido, «sin nombre, sin apellido», que le propuso perpetrar una matanza indiscriminada a cambio de una media de un millón de rublos. uno 5.000 euros al tipo de cambio. “Maté por dinero”, añadió visiblemente asegurado ante las fuerzas de seguridad rusas.

Saidakrami Rachabalizoda, durante su enfrentamiento ante el tribunal de Moscú, es Domenico. Yulia Morozova (REUTERS)

Uno de los canales de Telegram cercanos al grupo mercenario ruso Wagner difundió este domingo otra fotografía de Fariduni en el momento en que el sospechoso se sumergía con los pantalones bajados y sus genitales presumiblemente conectados a un dispositivo de telecomunicaciones militar TA-57, que también puede ser manipulados para ser utilizados como medio de tortura con descargas eléctricas. Tras publicar la agencia Ria Novosti, Fariduni publicó varias fotografías en su perfil de Instagram geolocalizado en Estambul el 23 de febrero. Una de las fotos supuestamente incluye la mezquita de Fatih.

El presunto terrorista Saidakrami Rachabalizoda, de 30 años, familia y con un hijo, acudió al salón con una tarta, aunque con una enorme venta que le tocaba el lado derecho de la cabeza. Según un vídeo filtrado por las fuerzas de seguridad en los canales rusos de Telegram, las fuerzas de seguridad le cortaron la oreja y se la insertaron en la boca al ser detenido. El presunto terrorista admitió su culpabilidad antes del partido.

Rakhabalizoda testificó después de que Dalerjon Mirzoev, de 32 años, empadronado en la ciudad siberiana de Novosibirsk —a 3.500 kilómetros de Moscú—, fuera familia y tuviera cuatro hijos, incluidos gemelos de medio año. Mirzoev fue el primero en comparecer ante el tribunal. La detención se produjo con golpes al querido ―además de los que presentó en las primeras imágenes de su detención― y una bolsa de plástico anudada alrededor del cuchillo.

El Servicio Federal de Seguridad (FSB) anunció esta semana la detención de 11 sospechosos, incluidos los cuatro atacantes directos. Este Lunes sacó del mismo juzgado al dueño del Renault blanco que huyó de los agresores, el taxista Dilovar Islomov (nacido en 1999). “Fue mi coca. Cuando lo miro en las fotos entrando choque. No sabía qué hacer, traté de llamar a mi hermano, pero no discutí con él. Dije que un amigo necesitaba el vehículo”, dijo en un intento de defender su inocencia.

El taxista se aseguró de escuchar una comisaría al reconocer su auto. También fueron detenidos y llevados ante el tribunal, tanto el padre como el marido del dueño del Renault blanco, Isroil y Aminchon Islomov, respectivamente. La Fiscalía creó a uno de los atacantes, Fariduni, reclutado por Aminchon en este año para Dilovar este mesmo mes.

Fuentes del Dossier Center, fundado por el exiliado Mijaíl Jodorkovski, aseguraron que el Consejo de Seguridad ruso tenía la constancia del “alto riesgo” de un ataque de la facción Estado Islámico de Khorasán (ISIS-K), especialmente entre otros intentos frustrados en Austria. , Alemania y Kirguistán desde finales de 2023. De hecho, el FSB anunció el 7 de marzo que había “neutralizado” un ataque “contra los fieles de unas sinagogas en Moscú” por parte de una célula del ISIS. K.

Shamsidin Fariduni, mira la vista de la corte de Moscú, este Domingo.Shamil Zhumatov (REUTERS)

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_