La opinión pública de la familia real británica abandonó las especulaciones en el Reino Unido | Internacional

Todo lo que se refiere a la familia real británica, desde que comenzó en 2024, ha sido visto como protagonista del misterio de una novela de Agatha Christie. Y entonces no había nadie (Y no quedó ninguno), que fue conocido en España durante décadas Diez Negritos, fue el titular perfecto para las posteriores desapariciones de la vida pública de miembros de la Casa de Windsor, que causaron estragos con un torrente de especulaciones y rumores, especialmente en las sociedades sociales. Primero la princesa de Gales, Kate Middleton, esposa del heredero al trono, Guillermo de Inglaterra, y en casos inmediatos el rey Carlos III se retiró de escena por problemas de salud. El heredero también anunció una pausa en sus zonas públicas para atender a su novia, mientras que la que Martese había visto en una foto aparentemente disecada. E incluso la reina consorte Camilla, que ha pasado a ocupar casi en exclusiva la representación de la casa real británica, anunció poco después que pasaría una semana de vacaciones fuera del país.

“Cada vez es una pesadilla de incertidumbre. Y esto alimenta los rumores en los rojos. El problema de ofrecer información breve a los lectores es que sólo pueden plantear más preguntas sin tener que dar todas las respuestas”, se hizo eco del sentimiento general de la prensa británica Sean Coughlan, corresponsal de contratación de reality de la BBC.

A mediados de año, el Palacio de Kensington –residencia oficial y nombre con el que se conoce a la oficina que plantea las reclamaciones de los príncipes Gales– anunció que Kate Middleton, de 42 años, se había sometido a una suerte de “cirugía abdominal”. Con una descripción tan poco precisa, comencé a examinar a los expertos médicos consultados por los médicos británicos, pudiendo tratar desde una operación sobre el estomago, sobre el apéndice, sobre los riñones incluso sobre el aparato reproductor. “La Princesa de Gales confía en que los ciudadanos creen (…) que su información médica personal sigue siendo privada”, explica el comunicado oficial. Lo único que se aclaró, y así le informaron a la BBC, fue que no se trataba de cáncer.

Luego se anunció que la Princesa de Gales permanecería hospitalizada durante 15 días y que no volvería a la actividad pública hasta Semana Santa (finales de marzo). Su novio Guillermo fue aplaudido en el medio cuando anunció que él también tendría tiempo alejado de los incendios para atender a su familia.

El clima de misterio provocado por la falta de información sobre la princesa Gales en el Palacio de Kensington reaccionó también a los rumores de que Kate Middleton habría sufrido un coma inducido, que calificó de «absoluta tontería» – si se rompiera en parte. . Publicada la página web de los cotilleos estatales TMZ Una foto, aparentemente basura, de la princesa, con gafas oscuras junto a su madre, a bordo de un Audi 4×4. Recorren Windsor, hacia la mañana de este mes (una hora más en la España peninsular), hora de entrada a los colegios.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Los medios británicos no publicaron la instantánea y respetaron la petición de intimidación del equipo de comunicación de los príncipes Gales.

El cáncer del rey

El giro más inesperado de un año en el que menos ajeno a los Windsor vi el saludo del rey. Casos en el momento en que se anunció la operación de Kate Middleton, en el Palacio de Buckingham se anunció, como algo rutinario y sin gran importancia, que Carlos de Inglaterra ingresó en el mismo hospital que la Princesa de Gales para tratar una hipertrofia de la prótesis. “Como miles de hombres cada año, el rey buscó tratamiento para el agrandamiento de la próstata. El estado de Su Majestad es benigno y será ingresado en el hospital la próxima semana para un procedimiento correctivo. Los compromisos públicos del rey se pospondrán durante un breve período de recuperación”, dice el comunicado.

Pero a principios de febrero salió la noticia. Durante la cirugía, los médicos descubrieron que la monarca tenía “una forma de cáncer” que debía ser tratada de inmediato. Desde entonces, la monarca desapareció de escena mientras era atendida. El Palacio de Buckingham no pidió especificar el tipo de cáncer si Carlos de Inglaterra estaba haciendo algo de quimioterapia, radioterapia o inmunoterapia. Los ingleses vieron un vídeo del rey durante su reunión de trabajo con el primer ministro, Rishi Sunak, -en el momento en el que el jefe de Estado aparece dormido, pero con la voz débil-, y más en lo que ven de él, por un segundo, una de las más de 7.000 tarjetas de ayuda que se han recibido desde que se diagnosticó el cáncer.

La carga de trabajo de camilla

El retiro temporal del monarca obligó a su hijo Guillermo a seguir su regreso a la actividad pública, hasta el punto de que se saltó la comparación con los años finales de Isabel II, mientras Carlos de Inglaterra ocupaba cada vez más el espacio que le correspondía. sobre la madre en la escena oficial. Todo ello a pesar de que el Palacio de Buckingham insistió en informar que el rey dejaba sus cargos oficiales, por lo que era necesario activar el mecanismo constitucional de los «consejeros de Estado». Por ley, la reina Camila, Guillermo de Inglaterra o los príncipes Ana y Eduardo (hermanos de Carlos) pueden sustituir al monarca en caso de enfermedad grave, incapacidad o abandono del extraño.

Las alarmas se disiparon el 27 de febrero, cuando Guillermo anunció, apenas una hora antes de la ceremonia, que no participaría «por una cuestión personal» en la misa de honor que la familia real británica organizó en la capilla de San Jorge, en el castillo de Windsor, en memoria de Constantino de Grecia. Era el padrino del Príncipe de Gales y estaba esperando que el Príncipe de Gales leyera un texto del Antiguo Testamento durante la ceremonia. Su inexplicable habitación quería destruir los rumores, y el Palacio de Kensington volvió a surgir en el escenario para derrotar su habitación con la recuperación de Kate Middleton. “Dejamos claro en negro cuál era el calendario previsto de recuperación de la Princesa, y que sólo sería importante dar nuevos datos. Esas siguen siendo las directoras”, afirma un portavoz.

La ceremonia estuvo presidida por la reina consorte Camilla, quien se ha convertido en el miembro más activo de los Windsor durante los últimos dos meses. La encargada laboral ha pasado el encargo y la monarca ha anunciado que se marcha de vacaciones del campo a un lugar soleado, al menos hasta el 11 de marzo, cuando presidirá el servicio religioso para la Commonwealth en la Abadía de Westminster.

“Creo que el mismo Carlos le dijo que se quería ir. No tiene protección laboral y ha representado a su marido durante todo este tiempo. La idea de volver algún día puede ser una señal de que el trato del rey ha evolucionado favorablemente”, dijo a GB News la biógrafa del reality británico Angela Levin.

Guillermo de Inglaterra tiene un informe inmediato de sus zonas públicas para evitar el vacío, pero las últimas semanas han servido para que los equipos de comunicación de la casa real observen las consecuencias de su mínima estrategia informativa, en forma de rumores y especulaciones. y que el monarca cuente si sus planes de una monarquía reducida –con un núcleo de cuatro figuras principales– son operativos cuando los problemas de salud lo complican todo.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_