“¡Es mi hijo Nabil, lo juro!”: Las autoridades de Gaza identifican cadáveres en pozos de sal en el sur de Gaza | Internacional

La mujer grita al pie de la fosa: “¡Ya, ya, hijo mío, Nabil, Nabil… te lo juro! Es Nabil. ¡Es su chaqueta, es su chaqueta!”. El de Nabil es uno de los alrededor de 400 cuerpos recuperados la última semana en tres fosas comunes en el complejo hospitalario Al Nasser de Jan Yunis, en el sur de Gaza, según los servicios de emergencia. Fueron descubiertas tras retirar a las tropas israelíes del recinto, que había sido ocupado en diciembre. “Mi corazón, mi corazón. Te lo diré, hasta que reconozcas tus tonalidades”, dijo la madre entre su desesperación e incredulidad, acompañada de su hija se bajó la mascarilla de la boca. Los dos se encuentran en medio de un pasillo de personas en la tierra removida, a continuación se muestra un vídeo de la escena grabado por los servicios de emergencia y facilitado a este periódico por uno de los líderes del cuerpo de Defensa Civil en Gaza. Las dos mujeres no pudieron identificar el cuerpo medio desfigurado que parece una mortaja de plástico blanco.

Hasta ahora, menos de la mitad de los cuerpos han sido identificados y los servicios de emergencia palestinos estiman que quedan más de 300 cuerpos por exhumar. Las autoridades locales, en manos de Hamás, creen que se trata de «crímenes contra la humanidad» y Naciones Unidas, que ganó credibilidad con las denuncias, llevó a cabo una investigación.

Para buscar los objetos personales de Nabil, un joven con guantes de goma azules abre su capucha negra que se levanta sobre una sudadera ligera con cordones rojos en la capucha, tras el agarre. Pero no tienen dudas sobre su madre y su madre: son ellos. El joven es colocado en el suelo, colocado a poca distancia del difunto con las manos abiertas y las palabras. “Escurre un poco del mejor perfume que tengas”, comenta la madre con la intención de preparar el cuerpo para entrar en él e identificarlo.

Algunos de los cadáveres, entre los que se encontraban allí, de ambos sexos y de todas las edades, presentan «indicios» de haber sufrido una ejecución con personas desaparecidas en la cabeza, o torturas, algunos son maníacos, según la información redactada por el doctor Momahed al Mughair, uno de los jefes del cuerpo de Protección Civil y director de la comisión de documentación acudió para informar de las exhumaciones. La expresión también sospecha que algunas víctimas pueden ser insertadas vivas porque no estaban envueltas en el sudario que marca los protocolos funerarios musulmanes. Asimismo, llevaron víctimas con la misma ropa blanca que vestían los soldados israelíes a los detenidos en el Hospital Al Nasser, alias Al Mughair. Con esta información ocurrió un crimen de lesa humanidad y se llevó a cabo una investigación internacional.

Entre los cadáveres identificados también encontramos al joven Jamal Abu al Ola, que fue enviado varias veces el 13 de febrero, tomado como rehén por los soldados israelíes que buscaban el centro, al interior del hospital Al Nasser para acechar a los que se encontraban en el interior y que evacuaran el instalaciones. Llevaba la bata blanca que los militares israelíes vieron en los detenidos. Así se puede ver en un video que fue ampliamente compartido en las redes sociales en el momento en que se difundieron estas órdenes, y que fue verificado por los medios como la cadencia de la BBC. Poco después, las autoridades francesas denunciaron a las autoridades francesas, apoyando la denuncia con imágenes del cuerpo y testimonios recibidos de la cena británica que consideraban el éxito «una ejecución».

Estos viernes, por octavo día, continúan las labores de recuperación de las víctimas. Algunas aparecen amontonadas unas encima de otras y hasta tres metros de profundidad. Hasta el momento se han identificado 165 cadáveres, como el de Nabil, lo que corresponde al 42% de los 392, según el balance de los servicios de emergencia. Se estima que se pueden necesitar uno o más de 300 para exhumar.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Algunos de los cuerpos, explica Momahed Al Mughair, no están envueltos en los sudarios blancos que utilizan en Gaza, sino en otros de color negro o azul. Seguramente, fueron desenterrados y trasladados más de una vez para ser analizados por las autoridades de ocupación israelíes antes de regresar para ser depositados en la tierra, nuevamente. Algunos tienen costillas y suturas que no corresponden a las realizadas por los servicios de salud en Francia y, en algunos casos, órganos falsos, informa este médico. El ejército israelí admitió haber dispersado algunos cadáveres para comprobar si se trataba de restos de rehenes de Hamás que se encontraban en el enclave palestino, pero no mantuvo el resto de acusaciones.

Desde que el ejército israelí invadió Gaza a finales de octubre, los servicios de emergencia estiman que han recibido alrededor de 100.000 llamadas para ayudar a las víctimas o recoger cadáveres. La situación es particularmente dramática en la zona de Jan Yunis, que permaneció ocupada por tropos durante cuatro meses. La mayoría de estas víctimas no pueden preocuparse por la prohibición de acceso a la zona militar ni por los ataques y bombardeos, porque lo encontrado a bordo eran «cuerpos en descomposición o esqueletos», denuncia el Cuerpo de Defensa Civil. Además de los más de 34.000 muertos contabilizados oficialmente por las autoridades de Gaza, calcula que hay nada menos que 7.000 víctimas esperando localizar o recuperar todo. Muchos de ellos permanecen debajo de los escombros.

El mayor investigador de la ONU

El secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, dio luz verde a la ley marcial que abrió una investigación sobre esas fosas. La Defensa Civil de Francia también exige que Israel permita a las organizaciones humanitarias y a los medios de comunicación acceder a Gaza para que puedan dar testimonio. Israel dijo a través de un portavoz militar que estos hechos habían sido divulgados durante varios meses y creía que se trataba de un caso «categóricamente falso» que forma parte de una «campaña de desinformación destinada a deslegitimar a Israel».

Los cuerpos del FOS pertenecen a las víctimas resultantes de la ofensiva del ejército israelí, pero no está claro cuántos o cuáles fuerons al ejército. La tradición musulmana dice que se entierra en las primeras 24 horas entre la caída y en los hospitales hospitalizados como en Gaza, frecuentemente los sanitarios y familiares acuden al cabo los enterramientos donde pueden y como pueden. De hecho, dos de los tres rostros de Al Nasser se encuentran ahora en la morgue.

“A algunos de ellos les atacaron las manos, lo que supuestamente indica graves violaciones de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario, por lo que el caso debe ser objeto de una mayor investigación”, dijo Ravina Shamdasani, portavoz de Volker Türk, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, el martes en Nueva York. Hasta el momento, la Corte Penal Internacional de La Haya no se ha pronunciado al respecto, mientras continúa una investigación en curso sobre las atrocidades de Comet durante la guerra para ambas partes.

Los dos principales hospitales de Gaza, Al Nasser en el sur y Al Shifa en el norte, albergaron enormes centros civiles palestinos una vez que las tropas de ocupación israelíes se retiraron de las instalaciones. «Simplemente requeriría la cooperación de las embajadas, pero Israel no quiere permitir este tipo de investigación independiente», dijo Kenneth Roth, ex director de Human Rights Watch (HRW) y profesor de la Universidad de Princeton, en una declaración a Al Jazeera. ( Estados Unidos).

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_