De ‘El simpatizante’ no puedes creerte nada. Esta es la actitud | Televisión

La guerra de Vietnam ha tenido un gran impacto en las pantallas, pero siempre desde el punto de vista de Estados Unidos, porque su primer gran desastre sigue siendo hoy un trauma nacional. Faltaba un relato desde la mirada de los vietnamitas, y este ha salido en forma de libro, ganador del Pulitzer en 2016, y ahora en forma de serie de HBO (en Max): el bueno. El escritor fue Viet Thanh Nguyen, un vietnamita nacido en EE UU desde hace cuatro años, que aporta una visión personal del mestizaje y el desorden, que también caracteriza al protagonista, un agente doble, un espía del régimen comunista del Norte infiltrado en El secreto policial del sur y el lugar los obligaron a refugiarse con los perdedores en Estados Unidos. El resultado es un encuentro de espías que cuentan humor negro, que sorprende con los recorridos en coche, y que se distancia de su sarcasmo sobre la identidad del inmigrante, sobre los prejuicios, sobre lo que esto significará de lealtad, sobre el mito del cosmopolitismo, o crisol, norteamericano.

Es una historia muy dispar. El Capitán, como llama al protagonista de la historia que nunca se dice en el nombre, vive aventuras de todo tipo en escenarios posteriores: Saigón antes del verano; en Los Ángeles, incluido Hollywood, con la comunidad vietnamita; y luego se inscribió en una guerra de guerrillas de niños que planeaban una contracción. Es un mestizo y bastardo, un chico vietnamita y francés, formado en EE UU, que aún duda de su sentido de pertenencia. Toda tu vida es una mente, pero no se sabe cuál de tus seres queridos es el más mentiroso.

No puedes creer nada. Porque el Capitán (bien interpretado por Hoa Xuande) Narra tu historia a partir de un duro interrogatorio que tiene lugar en un futuro misterioso, y admite que no siempre estás diciendo la verdad, que se adorna con los detalles que añade de tus cosas, y se recrea en una intimidad que no tiene por qué interesarte. tus captores, que hijo sus jefes. Entonces todo esto es metaficción, una ficción dentro de la ficción: la trama principal se construye a partir de la historia del Capitán, y cuando éste la pone por escrito llega el novelista que está dentro. Dice haber estado en el Viet Cong, pero también tuvo vínculos con la CIA, pero sus contactos con Hanói siguieron siendo confusos y distantes, pero se integró a la vida occidental con su simpatía por el comunismo, pero su mejor amigo era un compatriota deseoso de luchar contra los guerreros de la guerra.

Hay más trampas. Una de ellas le pregunta al director de la serie, el coreano Park Chan-wook. (Oldboy, Decisión de irse) cuando el mismo actor, Robert Downey Jr, interpreta a cuatro personajes, incluidos todos los relevantes no asiáticos, que retratan los distintos personajes del poder en EE UU: es un agente de la CIA, un profesor de estudios orientales, un congresista y un cineasta. . Todas estas láminas conforman un fondo ridículo y prepotente. En cuanto te llegue la factura del maquillaje es fácil que te hagas un lío.

Robert Downey Jr., presentado como uno de sus múltiples personajes de «The Nice One».

Hay un retrato encantador y patético de Saigón en 1974, donde fueron llevados a la normalidad cuando el desastre era inminente. La forma de vida del grupo de vietnamitas en el exilio es patética, con un alto mando (el general, que no gasta los nombres) que se niega a dar por sentado que la guerra está perdida. Convencer el escepticismo de Sandra Oh (Anatomía de Grey (Matando a Eva) al igual que Sofía, así se llama, una estadounidense de origen japonés que trabaja para el profesor, quien la desprecia porque también es patética esta academia que apunta hacia Oriente desde hace muchos años. Y la industria cinematográfica es patética, ocupada contando su versión de Vietnam (parece parodiar la Apocalipsis ahora de Coppola) sin prestar menos atención a las verduras vietnamitas, que son sólo extras y por eso vale la pena hablar con los asiáticos.

Sin respetos para nadie, no, eso. el bueno. Esta es la actividad que buscan sus autores, los literarios y televisivos. La experiencia de la serie no abandona el exitoso libro. Es un retrato surrealista y redondo del descriimiento, del para qué todo esto, del absurdo de las causas que creemos justas. Tenía una visión distinta, tan cínica, sobre el conflicto de Vietnam, en comparación con otros posteriores y actuales, y sobre la posguerra. Es un chiste saludable que no pretende entretener a nadie, siempre y cuando sea relativo a todo.

Puedes seguir EL PAÍS Televisión en X o regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_